lunes, 24 de noviembre de 2008

La mejor inversión ( Salvar tú Alma ).



.- Tenemos alma inmortal . Nos guste o no nos guste, esto es una verdad indudable. Y además, dogma de fe. Y el que no lo crea, se va a enterar, porque se va a morir. Negar que tenemos alma es como el que niega que tiene hígado porque no lo ve o no lo siente. Somos como somos, independientemente de cómo quisiéramos ser. Dentro de mil millones de años estaremos todavía vivos: felices en el cielo, o sufriendo en el infierno; pero vivos. Y vivos para siempre. Y para siempre felices, o para siempre sufriendo. Y esta felicidad o este tormento, depende de los años de vida en este mundo.
Por otra parte, ante la afirmación de Cristo-Dios, de que el hombre sigue vivo más allá de la muerte, es lógico y prudente tener esto en cuenta. Si voy por la carretera y me encuentro un letrero que dice «Carretera cortada después de la curva: puente hundido», lo lógico es frenar. Tomar esa curva a toda velocidad es suicida.
Quien vive en esta vida sin preocuparse de la otra es un loco. Lo lógico, lo racional, lo inteligente, es vivir aquí pensando en lo que ciertamente ha de venir después de la muerte.
Nos preocupamos de mantener la salud, la buena presencia física, el capital, etc. Por conservar o mejorar todo esto hacemos esfuerzos, sacrificios y gastamos dinero. Y abandonamos la salvación del alma» Si la perdemos, lo hemos perdido todo y para siempre. Si la salvamos, nos hemos salvado para siempre.
La preocupación por nuestra salvación nos impedirá vivir en pecado mortal, pues una muerte repentina nos llevaría a una condenación eterna. Son frecuentísimas las muertes repentinas: accidentes, enfermedades inesperadas y fulminantes, etc. Quién dormiría tranquilo con una víbora en su cama» Muchos habrá en el infierno que dejaron su conversión para después, y ese después no llegó nunca porque ellos murieron antes. Jesucristo nos lo avisa repetidas veces en el Evangelio: «No sabéis el día ni la hora». Y nos lo jugamos todo a una sola carta, pues sólo se muere una vez. No hay segunda oportunidad. Y todo a cara y cruz. No hay término medio entre salvarse y condenarse.
O cielo o infierno. Y esto para toda la eternidad. El equivocado en el momento de morir, jamás podrá rectificar su yerro.
Una persona consecuente aprovecha esta vida para hacer todo el bien posible. En la hora de la muerte nos arrepentiremos no sólo del mal que hayamos hecho, sino también del bien que pudimos hacer y tontamente no hicimos. No debemos hacer las cosas porque nos gustan, sino porque nos conviene para el bien del alma y del cuerpo; y para bien de los demás. Cada día deberíamos hacer una buena acción. Y cada día hacer también una cosa que no me apetece, sobre todo si es en bien del prójimo. Si alguien estuviera cierto que pronto sería trasladado a otro lugar para el resto de sus días, no sería lógico que trasladase allí todos los bienes que pudiera» Por lo mismo el cristiano procura atesorar para el cielo .
Del libro "Para salvarte" del P.Jorge Loring.

miércoles, 19 de noviembre de 2008

La cultura del Amor.




No tengamos miedo de cambiar el egoismo por el AMOR.
No tengais miedo, de abrir vuestros corazones de par en par a CRISTO.(Juan Pablo II).

domingo, 16 de noviembre de 2008

El Jueves próximo morirán 26.000 niños.

El próximo jueves se celebra el Día Universal del Niño como conmemoración de la Convención de sus derechos, algo que se considera de obligatorio cumplimiento para el mundo entero. Lo que es la vida. Este 2008 el día se dedica a la supervivencia infantil. La presidenta de Unicef-España, Consuelo Crespo, me recuerda que en 1990 murieron 12,7 millones de niños por casi 10 millones en 2007. Y aún tenemos la vergüenza de alegrarnos. En el minuto que usted emplee en leer este artículo, han muerto 18 niños. Dos criaturas menores de cinco años habrán fallecido en este minuto por culpa de malaria y otros cuatro por diarrea. Uno más habrá muerto de SIDA y cuatro se infectarán del mismo VIH. ¿Saben cuánto cuesta una mosquitera que evite la malaria?Cinco euros.¿Y una bolsita antidiarreica con sales?Cuatro céntimos.Durante el próximo jueves, cuando ya ni nos acordemos del G-veintitantos, morirán 26.000 niños que no llegarán a cumplir cinco años. Menos mal que será su dia.
Diario ABC del 16-11-08.

sábado, 8 de noviembre de 2008

La hija de una chica violada opina sobre el aborto.



Un testimonio veraz y valiente de la confianza en DIOS, en los acontecimientos mas duros de la vida, incluso de los que se escapan a nuestra razón. Porque los caminos de DIOS, son mas altos que nuestros caminos y sus designios son inescrutables; así que el orgullo y la soberbia del hombre, se estrellan contra EL, como dice San Pablo: dar cozes sobre el agüijon. Dicho popularmente: tirar tierra sobre nuestro tejado...¿que inteligente es el hombre...?...!así nos va...¡.