viernes, 27 de febrero de 2009

Lecturas Biblicas y Oraciones Propias de la Cuaresma.




VIERNES

27 de febrero

Confesaos mutuamente vues-tros pecados y rogad unos por otros, para alcanzar vuestra curación, pues la oración fer-viente del justo tiene gran eficacia. Hermanos, si alguno de entre vosotros se desvía de la verdad y otro logra conver-tirlo, sepa que quien convierte a un pecador de su camino equivocado salvará su alma de la muerte y cubrirá la multitud de sus pecados. St 5, 16. 19-20

Adoremos al Salvador de los hombres, que muriendo destruyó la muerte y resucitando restauró la vida, y digámosle humil-demente: Concédenos que imitemos a tu Madre, consuelo de los afligidos, para que podamos consolar a los tristes, mediante el consuelo con que nosotros somos por ti consolados.
Ya que por Jesucristo somos hijos de Dios, oremos confiados a nuestro Padre: Padre Nuestro....
Te pedimos Señor, que nos ayudes a continuar animosos estos días de penitencia que acabamos de empezar y que nuestras prácticas externas de penitencia estén siempre acompañadas por la sinceridad de un corazón que desea convertirse. Por nuestro Señor Jesucristro, tu Hijo.

jueves, 26 de febrero de 2009

Qué es la Cuaresma.


La Cuaresma es el tiempo litúrgico de conversión, que marca la Iglesia para prepararnos a la gran fiesta de la Pascua. Es tiempo para arrepentirnos de nuestros pecados y de cambiar algo de nosotros para ser mejores y poder vivir más cerca de Cristo.
La Cuaresma dura 40 días; comienza el Miércoles de Ceniza y termina antes de la Misa de la Cena del Señor del Jueves Santo. A lo largo de este tiempo, sobre todo en la liturgia del domingo, hacemos un esfuerzo por recuperar el ritmo y estilo de verdaderos creyentes que debemos vivir como hijos de Dios.
El color litúrgico de este tiempo es el morado que significa luto y penitencia. Es un tiempo de reflexión, de penitencia, de conversión espiritual; tiempo de preparación al misterio pascual.
En la Cuaresma, Cristo nos invita a cambiar de vida. La Iglesia nos invita a vivir la Cuaresma como un camino hacia Jesucristo, escuchando la Palabra de Dios, orando, compartiendo con el prójimo y haciendo obras buenas. Nos invita a vivir una serie de actitudes cristianas que nos ayudan a parecernos más a Jesucristo, ya que por acción de nuestro pecado, nos alejamos más de Dios.
Por ello, la Cuaresma es el tiempo del perdón y de la reconciliación fraterna. Cada día, durante toda la vida, hemos de arrojar de nuestros corazones el odio, el rencor, la envidia, los celos que se oponen a nuestro amor a Dios y a los hermanos. En Cuaresma, aprendemos a conocer y apreciar la Cruz de Jesús. Con esto aprendemos también a tomar nuestra cruz con alegría para alcanzar la gloria de la resurrección.
40 días
La duración de la Cuaresma está basada en el símbolo del número cuarenta en la Biblia. En ésta, se habla de los cuarenta días del diluvio, de los cuarenta años de la marcha del pueblo judío por el desierto, de los cuarenta días de Moisés y de Elías en la montaña, de los cuarenta días que pasó Jesús en el desierto antes de comenzar su vida pública, de los 400 años que duró la estancia de los judíos en Egipto.
En la Biblia, el número cuatro simboliza el universo material, seguido de ceros significa el tiempo de nuestra vida en la tierra, seguido de pruebas y dificultades.
La práctica de la Cuaresma data desde el siglo IV, cuando se da la tendencia a constituirla en tiempo de penitencia y de renovación para toda la Iglesia, con la práctica del ayuno y de la abstinencia. Conservada con bastante vigor, al menos en un principio, en las iglesias de oriente, la práctica penitencial de la Cuaresma ha sido cada vez más aligerada en occidente, pero debe observarse un espíritu penitencial y de conversión.

domingo, 22 de febrero de 2009

¡Ojalá fuera yo como ese paralítico!


El paralítico de hoy era un pobre hombre, un miserable y un desgraciado. No caminaba ni se movía, ni podía valerse por sí mismo para nada. ¡Pero al menos él reconocía sus miserias! Y deja que le lleven a Jesús. Y le pide ayuda. Pero en este pasaje, en comparación con otras escenas del Evangelio, aparecen muy claras tres cosas: primera, que la peor enfermedad es la espiritual, y ésa se llama “pecado”. Segunda, que Cristo tiene el poder de curar todas las miserias de los hombres desde su raíz, pues Él sí puede perdonar los pecados. Y, finalmente, que la fe y la confianza en Él todo lo pueden.
Sí. Cristo nos vuelve a recordar hoy que “TODO es posible para el que tiene fe
”. Y que basta creer –pero creer de verdad– para que todos nuestros problemas se disipen como la nieve o la bruma ante el sol. También nuestras peores enfermedades y lo que nos parece imposible de solucionar –la lepra, la ceguera o la parálisis– encuentran en Cristo una eficaz y segura curación. Lo que pasa es que, en el fondo, NO nos creemos eso de que Jesús nos puede curar. Y somos muy tercos. O muy desconfiados. O muy descreídos. O demasiado autosuficientes. Nos sentimos Tarzán o Superman, o la mamá de los pollitos, es igual. Pero el caso es que no necesitamos de nada ni de nadie. Ni del mismo Jesús. Nos humilla tener que pedir favores a los demás. Nosotros solos podemos. Sí, tal vez éste sea nuestro verdadero problema: no creemos, ni somos humildes. Somos rebeldes y altaneros. Y por eso nos pasamos la vida así, sufriendo las consecuencias de nuestra incredulidad y de nuestro orgullo. ¡Cuando todo podría ser tan diverso... sólo con un poco de fe y de humildad!
El peor mal de todos anida en el fondo del corazón del hombre. Y Jesús así nos lo deja ver cuando le presentan al paralítico. Antes de preocuparse por su enfermedad física, se compadece de su mal moral: “Confía, hijo –le dice–Tus pecados te son perdonados”. Ése es el verdadero mal del ser humano, la causa y raíz de todos sus problemas: el pecado que lo esclaviza y paraliza. Y Cristo, Señor de la vida, va a liberar a ese hombre de su mal, comenzando a curar la parálisis de su alma.

jueves, 19 de febrero de 2009

En estos días se habla mucho de amor.


¿Cómo no hablar de amor desde la experiencia cristiana? El AMOR es el motor que mueve los corazones a dar y darse, a entregar y entregarse, a luchar, a soñar, a creer, a arriesgar...
El AMOR no surge de un día para el otro, crece, se alimenta de pequeños detalles en el diario vivir. El AMOR es el gran buscado de todos los tiempos. El AMOR crece en una familia, se entrega, se enseña, se cuida y se valora. Cuando no está se extraña, se añora, se desea, se recuerda.
DIOS ES AMOR, nos dice Juan en una de sus cartas, al fin de cuentas es su origen y fin, en Él todo nace y muere... o perdura!!!!
Te dejamos este video de los hermanos Galán para que agradezcamos juntos al Señor por el don del "Amor".
Carmelitas Misioneras.

Súplica desde la enfermedad.




Dios de bondad y de amor, la enfermedad me ha visitado, me ha alejado de mi trabajo y de mi familia, me ha llenado de dolor y sufrimiento.Es una dura experiencia, una realidad difícil de aceptar, algo para lo cual no estaba preparado. Pero, Señor, quiero agradecerte por ella, quiero que me des las fuerzas para aceptarla como una oportunidad que me das de conocer mi fragilidad y la precariedad de la vida, y también como un remedio para librarme del orgullo.Te ofrezco mis sufrimientos, y los uno a los de tu Hijo Jesucristo.Te pido por todos los que me ayudan y atienden y por todos los que sufren como yo.

ORACIÓN: Santísima Virgen de Lourdes, que a ninguno desamparas ni desechas, mírame con ojos de piedad y alcánzame de tu Hijo perdón de mis pecados para que con devoto afecto celebre tu santa e inmaculada Concepción, en tu milagrosa imagen de Lourdes y reciba después el galardón de la bienaventuranza del mismo de quien eres Madre. Amén

jueves, 12 de febrero de 2009

¿Con qué derecho?


En una Residencia de ancianos de Údine (en el norte de Italia) que se llama La Quiete (El Descanso, La Tranquilidad), unos llamados médicos retiraron la alimentación que recibía, por sonda, a Eluana Englaro, la mujer de 38 años, que estaba en coma vegetativo desde 1992. La sacaron del centro en el que era atendida por unas religiosas; por orden de un llamado Tribunal de Justicia, y a instancias de su padre que decía no poder soportar lo que soportan innumerables padres y madres de todo el mundo, se la llevaron para desconectarle la sonda que la mantenía con vida. Ha muerto; mejor dicho, la han matado dejándola morir de hambre y sed. Hasta aquí los hechos brutales y atroces:
En los carteles ante la Quiete se lee: (Tuve hambre y me disteis de comer...)
Y también: (Perdónalos, porque no saben lo que hacen)
Del Semanario Católico "Alfa y Omega" del 12-02-2009.

domingo, 8 de febrero de 2009

La confianza en Dios lo es todo.


La confianza en Dios lo es todo.
La confianza en Dios lo es todo, porque confiando en Dios estamos seguros de alcanzar el Paraíso, porque Dios es Bueno y quiere que confiemos en Él.
Si a veces confiamos en los pobres hombres, que se pueden equivocar y traicionar, ¿por qué no confiar en Dios, que no se equivoca, que es la misma Bondad y que jamás traiciona sino que cumple todas sus promesas?
El alma más feliz es la que confía en Dios, porque sabe que nada realmente malo le puede suceder, pues está en el Corazón de Dios y todo lo que le suceda será para su bien, aunque sean cosas graves a los ojos humanos.
El pecado que más hiere al Señor es la desconfianza de las almas. No confían en Dios, que es Bondad Infinita.
Nosotros no seamos desconfiados, sino todo lo contrario, confiemos ciegamente en Él y en su misericordia. Pero tampoco le dejemos todo al Señor, abandonándonos en un quietismo pecaminoso. ¡No! Sigamos el consejo que nos dejó el Padre Pío de Pietralcina: “Reza, ten fe y no te preocupes”. Es decir que tenemos que rezar, y rezar mucho, pues para mantenernos en pie en las pruebas de la vida es necesario orar incesantemente. El ejemplo bien claro lo tenemos en Jesús y en María. Ellos confiaron ilimitadamente, pero también rezaron constantemente, y no dejaron todo el trabajo a Dios sino que pusieron todo de sí mismos. Hagamos lo mismo ya que ellos son nuestros Modelos a seguir.
Y para confiar en Dios, tenemos que hacernos como niños, porque el niño confía en sus padres y se entrega a ellos. Así también debemos ser nosotros con Dios: niñitos pequeños y confiados en sus manos.

sábado, 7 de febrero de 2009

Derecho a vivir, SÍ a la vida, SÍ a la mujer, NO al aborto.


Es una hipocresía defender como política de partido las libertades democráticas de la persona humana, y luego defender el aborto, privando del derecho a la vida a una persona inocente, aprovechándose que no puede defenderse, ni siquiera protestar. Los defensores del aborto criminal piensan mucho en los inconvenientes que tiene para la madre un hijo no deseado, pero no piensan en los derechos que ese hijo tienen a seguir viviendo.En 1996 se bautizó en la Iglesia Católica el Dr. Bernard Nathanson , conocido en otro tiempo como el rey de aborto , pues desde 1945 había cometido 75.000 abortos. Fue Director de la mayor clínica abortista de Estados Unidos. En los años 80 se convenció de que el feto era un ser humano, y se volvió antiabortista. Es autor del libro Abortando en América y de la película «El Grito Silencioso». La gente del Movimiento Pro-Vida le hicieron cuestionarse el ateísmo que había mamado desde pequeño. Dice: Comencé a considerar en serio la idea de Dios. Descubrí el Dios del Nuevo Testamento en quien yo podía encontrar el perdón que durante tanto tiempo busqué desesperadamente.Convencido de que Dios me perdonaría los crímenes que había cometido.Eso me resultó sumamente consolador para mi espíritu afligido .Es inconcebible que los mismos que quitan la pena de muerte para asesinos, que son un peligro para la sociedad, condenen a muerte a seres inocentes en el seno de su madre. Qué podemos esperar de una sociedad que permite asesinar a niños no nacidos, por egoísmo de los mayores? Qué valores van a respetar los que no respetan el derecho a vivir de sus hijos inocentes? .
Del libro "Para salvarte" del P. Jorge Loring.

viernes, 6 de febrero de 2009

Tengo una pregunta para usted.

"La economía no es sólo dinero, es también un estado de ánimo"
"Suelo dormir bastante bien (...) Si algo me quita el sueño son las personas que pierden un empleo"
"Este año va a ser un año dificil, un año dificil para todos"
"La paciéncia todo lo alcanza" (Santa Teresa de Jesús)

martes, 3 de febrero de 2009

Reflexionemos...(no es tan dificil).



QUINTO MANDAMIENTO

67,5. Es un pecado grave contra este mandamiento el aborto . Se llama aborto la interrupción del embarazo cuando el feto todavía no puede sobrevivir fuera del seno materno. Puede ser interesante mi vídeo «El aborto: asesinato de inocentes».El provocarlo directamente es un homicidio, porque el feto es un nuevo individuo plenamente capaz para lograr su desarrollo completo. La vida de una persona comienza con la concepción, por eso el aborto provocado es un crimen. El Concilio Vaticano II lo llama: «crimen abominable».Es un asesinato de lo más cruel y cobarde , pues el asesinado es un ser inocente e indefenso que no puede huir, ni siquiera gritar para protestar de la injusticia que se comete con él.Las generaciones del futuro no comprenderán que en nuestro tiempo se permita a las madres que maten a sus hijos. Nos llamarán generación asesina .Los abortistas se molestan si se les llama asesinos; pero, qué otro nombre podemos dar a los que han condenado a muerte a cuarenta millones de seres inocentes? Y añaden: La Iglesia es cruel, porque a los que cargan con el trauma de haber abortado, les añade el trauma de la excomunión .Este razonamiento es absurdo. Sería como querer quitar la policía para no preocupar a los terroristas. Defender a los abortistas es como defender a los terroristas que matan, y despreocuparse de las víctimas. Permitir el aborto para evitar el peligro de las mujeres que abortan clandestinamente es lo mismo que permitir los asesinatos para no poner en peligro la vida de los asesinos.El Dr. Jerónimo Lejeune , uno de los más brillantes investigadores franceses, Catedrático de Genética en la Universidad de la Sorbona de París, y Director del Centro Nacional de Investigación Científica, que cuenta en su haber profesional con los más importantes premios científicos , y es miembro de las Academias de Ciencia de Suecia, Inglaterra y Estados Unidos, dice: «Esta primera célula, resultado de la concepción, es ya un ser humano».Tiene los 46 cromosomas propios de la especie humana. En otra ocasión dijo: «Aceptar que después de la concepción un nuevo ser humano ha empezado a existir, no es ya cuestión de gusto o de opinión, sino una evidencia experimental».
Del libro "Para salvarte" del P.Jorge Loring.