miércoles, 11 de mayo de 2011

Los ojos abiertos

UllsHay quien se despierta cada día y no logra abrir los ojos más que para sí mismo. El sol parece no brillar, ni se entera porque ni mira por la ventana de si el tiempo es bueno o malo. No existe más mundo que el suyo propio, sólo ve cuanto le pertenece o le afecta directamente.
No puede captar cuanto se mueve a su alrededor, no puede verlo, ni captarlo, ni conocerlo o admirarlo y mucho menos amarlo, porque sus ojos se mantienen cerrados, como temiendo aquello que le pueda llegar, cuanto pueda ver.
La experiencia de la vida es tan limitada y pobre que sólo pueden ver cuanto a ellos les ocurre, y sólo esto es importante. El mundo es completamente subjetivo, no pueden captar las emociones y las alegrías o penas de los demás, porque solamente les importa aquello que a ellos les ocurre.
Son personas que viven desgraciadas porque tienen la impresión de que son los únicos que trabajan, se cansan, piensan, ríen, lloran o gozan de la vida. A los demás no les ocurre nunca nada, creen que nada les preocupa, ignoran también aquello que les hace gozar.
 
Es una actitud egoísta, y a veces egolátrica que les lleva a no saber reconocer la obra creadora de Dios que es tan amplia y hermosa. El egoísmo, del que algunos quizás no son ni conscientes les lleva a pensar y a vivir como si sólo existiese su mundo, como si los demás no tuvieran ni sentimientos ni deseos o ideas.
Tener los ojos abiertos es una gracia que el Señor nos regala para que aprendamos a contemplar todo cuanto él ha creado y seamos cada vez más conscientes de su amor para con los hombres.
Texto: Hna. Carmen Solé

martes, 10 de mayo de 2011

DEVOCIÓN A MARÍA - MES DE MAYO.

Bienvenido Mayo, y con alegría;
por eso roguemos a Santa María
que pida a su Hijo aún todavía
que de pecado y locura nos guarde.
Bienvenido Mayo.
Bienvenido seas, y con alegría.
Alfonso X El Sabio
 
CÁNTICO: «VENID Y VAMOS TODOS»
Venid y vamos todos con flores a porfía
con flores a María
que Madre nuestra es.
De nuevo aquí nos tienes purísima doncella
más que la luna bella postrados a tus pies.
A ofrecerte venimos flores del bajo suelo
con cuánto amor y anhelo Señora Tú lo ves.
ORACIÓN PREPARATORIA
Acuérdate, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno que haya acudido a tu patrocinio, implorado tu auxilio, o pedido tu socorro, haya sido abandonado de Ti. Animado por esta confianza, vengo a Ti, me refugio en Ti, yo pecador gimo delante de Ti. No quieras, ¡oh Madre del Verbo Eterno!, despreciar mis súplicas; antes bien, escúchalas favorablemente, y haz lo que te suplico. Amén.
INVOCACIONES AL DULCE NOMBRE DE MARÍA
 M adre mía amantísima, en todos los instantes de mi vida, acuérdate de mí, miserable pecador. Avemaría.
A cueducto de las divinas gracias, concédeme abundancia de lágrimas para llorar mis pecados. Avemaría.
R eina del cielo y de la tierra, sé mi amparo y defensa en las tentaciones de mis enemigos. Avemaría.
I nmaculada hija de Joaquín y Ana, alcánzame de tu santísimo Hijo las gracias que necesito para mi salvación. Avemaría.
A bogada y refugio de los pecadores, asísteme en el trance de mi muerte y ábreme las puertas del cielo. Avemaría.
CÁNTICO: BAJO TU AMPARO
Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desoigas la oración de tus hijos necesitados y líbranos de todo peligro, ¡oh siempre Virgen, gloriosa y bendita!
FLORES PARA LA VIRGEN
¿Por quién hizo Dios las flores, si no las hizo por Ti?

Una vez viví.

"La peor prisión es un corazón cerrado"


(Harol Józef Wojtyla)

Mira a alguien a los ojos y dile que le quieres. El cariño elimina rigidez y nos hace flexibles, mostrarlo es necesario para la salud.

No importa que los demás ya lo sepan es muy bueno decirlo y abrazarnos. Decir a menudo "te quiero" te ayudará a vivir con alegría.

Y si la distancia limita te quieros y abrazos... dilo con el alma, pues sabe llegar a destino...

Maricarmen
"La voz de la persona amiga es la nota más suave en la orquesta de la vida" (Roque Schneider"
*****************************
"El bien más importante en la vida es la posesión de la amistad" (Epicuro)
******************************
"No permitas que las personas se interpongan para realizar tus sueños"
*******************************
"El amigo es quien abraza un secreto siendo nuestro seguro cómplice, quien ablanda la angustia, quien aconseja en una decisión, y sobre todo quien alegra y conforta" (Séneca)
******************************

"La soledad es la sala de audiencias de Dios" (Walter Savage London)

viernes, 6 de mayo de 2011

Tiempo de Pascua,Semana No. 2, Viernes


Temas de las lecturas: Salieron contentos de haber merecido aquel ultraje por el nombre de Jesús * Repartió a los que estaban sentados todo lo que quisieron
Textos para este día:
Hechos 5,34-42
En aquellos días, un fariseo llamado Gamaliel, doctor de la Ley, respetado por todo el pueblo, se levantó en el Sanedrín, mandó que sacaran fuera un momento a aquellos hombres y dijo: "Israelitas, pensad bien lo que vais a hacer con esos hombres. No hace mucho salió un tal Teudas, dándoselas de hombre importante, y se le juntaron unos cuatrocientos hombres. Fue ejecutado, dispersaron a todos sus secuaces, y todo acabó en nada. Más tarde, cuando el censo, salió Judas el Galileo, arrastrando detrás de sí gente del pueblo; también pereció, y dispersaron a todos sus secuaces. En el caso presente, mi consejo es éste: No os metáis con esos hombres; soltadlos. Si su idea y su actividad son cosa de hombres, se dispersarán; pero, si es cosa de Dios, no lograréis dispersarlos, y os expondríais a luchar contra Dios."
Le dieron la razón y llamaron a los apóstoles, los azotaron, les prohibieron hablar en nombre de Jesús y los soltaron. Los apóstoles salieron del Sanedrín contentos de haber merecido aquel ultraje por el nombre de Jesús. Ningún día dejaban de enseñar, en el templo y por las casas, anunciando el Evangelio de Jesucristo.
Juan 6,1-15
En aquel tiempo, Jesús se marchó a la otra parte del lago de Galilea (o de Tiberíades). Lo seguía mucha gente, porque habían visto los signos que hacía con los enfermos. Subió Jesús entonces a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Estaba cerca la Pascua, la fiesta de los judíos. Jesús entonces levantó los ojos, y al ver que acudía mucha gente, dice a Felipe: "¿Con qué compraremos panes para que coman éstos?" Lo decía para tantearlo, pues bien sabía él lo que iba a hacer. Felipe le contestó: "Doscientos denarios de pan no bastan para que a cada uno le toque un pedazo."
Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dice: "Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y un par de peces; pero, ¿qué es eso para tantos?" Jesús dijo: "Decid a la gente que se siente en el suelo." Había mucha hierba en aquel sitio. Se sentaron; sólo los hombres eran unos cinco mil. Jesús tomó los panes, dijo la acción de gracias y los repartió a los que estaban sentados, y lo mismo todo lo que quisieron del pescado.
Cuando se saciaron, dice a sus discípulos: "Recoged los pedazos que han sobrado; que nada se desperdicie." Los recogieron y llenaron doce canastas con los pedazos de los cinco panes de cebada, que sobraron a los que habían comido. La gente entonces, al ver el signo que había hecho, decía: "Este sí que es el Profeta que tenía que venir al mundo." Jesús, sabiendo que iban a llevárselo para proclamarlo rey, se retiró otra vez a la montaña él solo.

jueves, 5 de mayo de 2011

Más allá de las etiquetas

Sólo Dios conoce eso que llevamos dentro, eso que somos realmente, en una extraña mezcla de miseria y de grandeza

La costumbre de etiquetar a otros es tan común que parece que la llevamos escrita en nuestros genes.

Porque el mejor modo de “anular” al otro, de arrinconarlo, de silenciarlo, de negarle sus derechos, incluso su misma dignidad, es ponerle una etiqueta que nos impide ver a la persona para fijarnos en el adhesivo.

¿Es del otro lado de la frontera? Tenemos ante nosotros un enemigo. ¿Habla mal? Estamos ante un hombre inculto, incapaz de aportar algo inteligente. ¿Tiene un buen vestido? He aquí un burgués capitalista, opresor de los pobres y enemigo de la justicia. ¿Huele a vino? Se trata de un miserable que seguramente arruina a su familia.

Las etiquetas surgen desde el deseo interior de “dominar” al otro, de encasillarlo, de comprenderlo. Por eso salen casi espontáneas, hasta el punto de que quien está ante nosotros llega a “convertirse” en un ser despreciable, sin derecho a la palabra y sin posibilidad de defenderse de acusaciones que a veces son completamente falsas.

Pero más allá de las etiquetas existe en cada hombre, en cada mujer, algo muy grande y muy hermoso: un corazón, una inteligencia, un alma espiritual. Porque ningún hombre, ninguna mujer, puede quedar reducido a lo que aparenta, a sus modos de actuar, o a los sentimientos negativos que surgen en nosotros contra esa persona.

En cada ser humano se esconde el tesoro del espíritu, la vocación indeleble a la verdad, al bien, a la belleza. También, por desgracia, dentro de cada uno hay tendencias hacia el mal, hacia la injusticia, hacia la mentira. Por eso las etiquetas positivas, con las que vemos de modo ingenuo en alguien sólo cualidades, pueden llegar a ser tan erróneas y tan negativas como las etiquetas con las que rechazamos injustamente a otros.

El misterio de cada ser humano va mucho más allá de cualquier etiqueta. En el fondo, sólo Dios conoce eso que llevamos dentro, eso que somos realmente, en una extraña mezcla de miseria y de grandeza.

Por eso, antes de enjuiciar a otros, conviene detenernos y mirar hacia arriba, para descubrir dimensiones insospechadas en este hombre, en esta mujer, a los que podré ayudar seriamente si dejo de lado etiquetas ingenuas o rencorosas. Será posible, entonces, tenderle una mano amiga y convertirnos en compañeros de camino en la maravillosa aventura de la vida humana.

miércoles, 4 de mayo de 2011

Fiesta de los Apóstoles Felipe y Santiago


Temas de las lecturas: El Señor se le apareció a Santiago, después a todos los apóstoles * Hace tanto tiempo que estoy con vosotros, ¿y no me conoces?
Textos para este día:
1 Corintios 15,1-8
Os recuerdo, hermanos, el Evangelio que os proclamé y que vosotros aceptasteis, y en el que estáis fundados, y que os está salvando, si es que conserváis el Evangelio que os proclamé; de lo contrario, se ha malogrado vuestra adhesión a la fe.
Porque lo primero que yo os transmití, tal como lo había recibido, fue esto: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se le apareció a Cefas y más tarde a los Doce; después se apareció a más de quinientos hermanos juntos, la mayoría de los cuales viven todavía, otros han muerto; después se le apareció a Santiago, después a todos los apóstoles; por último, se me apareció también a mí.
Juan 14,6-14
En aquel tiempo, dijo Jesús a Tomás: "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie va al Padre, sino por mí. Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre. Ahora ya lo conocéis y lo habéis visto." Felipe le dice: "Señor, muéstranos al Padre y nos basta." Jesús le replica: "Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: "Muéstranos al Padre"? ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? Lo que yo os digo no lo hablo por cuenta propia. El Padre, que permanece en mí, hace sus obras. Creedme: yo estoy en el Padre, y el Padre en mí. Si no, creed a las obras. Os lo aseguro: el que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aún mayores. Porque yo me voy al Padre; y lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré."