jueves, 21 de junio de 2012

La amistad

La amistad no se conquista, no se impone; se cultiva como una flor, se abona con pequeños detalles de cortesía, de ternura y lealtad; se riega con las aguas vivas del desinterés y del cariño silencioso.

No importan las distancias, los niveles sociales, los años o las culturas, la amistad todo lo borra.

La felicidad del amigo nos da felicidad: sus penas se vuelven nuestras porque hay un maravilloso lazo invisible que une a los amigos. La amistad es bella sobre toda ponderación, porqué:”Para el que tiene un amigo, no existe soledad.”

viernes, 15 de junio de 2012

Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, 15 de junio del 2012



ORACIÓN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS PARA UNA GRAVE NECESIDAD.


Oh Divino Jesús que dijiste: «Pedid y recibiréis; buscad y encontraréis; llamad y se os abrirá; porque todo el que pide recibe, y el que busca encuentra, y a quien llama se le abre». Mírame postrado a tus plantas suplicándote me concedas una audiencia. Tus palabras me infunden confianza, sobre todo ahora que necesito que me hagas un favor:

(Se ora en silencio pidiendo el favor)


¿A quién he de pedir, sino a Ti, cuyo Corazón es un manantial inagotable de todas las gracias y dones? ¿Dónde he de buscar sino en el tesoro de tu corazón, que contiene todas las riquezas de la clemencia y generosidad divinas? ¿A dónde he de llamar sino a la puerta de ese Corazón Sagrado, a través del cual Dios viene a nosotros, y por medio del cual vamos a Dios?
 
A Ti acudimos, oh Corazón de Jesús, porque en Ti encontramos consuelo, cuando afligidos y perseguidos pedimos protección; cuando abrumados por el peso de nuestra cruz, buscamos ayuda; cuando la angustia, la enfermedad, la pobreza o el fracaso nos impulsan a buscar una fuerza superior a las fuerzas humanas.

Creo firmemente que puedes concederme la gracia que imploro, porque tu Misericordia no tiene límites y confío en que tu Corazón compasivo encontrará en mis miserias, en mis tribulaciones y en mis angustias, un motivo más para oír mi petición.

Quiero que mi corazón esté lleno de la confianza con que oró el centurión romano en favor de su criado; de la confianza con que oraron las hermanas de Lázaro, los leprosos, los ciegos, los paralíticos que se acercaban a Ti porque sabían que tus oídos y tu Corazón estaban siempre abiertos para oír y remediar sus males.

Sin embargo... dejo en tus manos mi petición, sabiendo que Tú sabes las cosas mejor que yo; y que, si no me concedes esta gracia que te pido, sí me darás en cambio otra que mucho necesita mi alma; y me concederás mirar las cosas, mi situación, mis problemas, mi vida entera, desde otro ángulo, con más espíritu de fe.

Cualquiera que sea tu decisión, nunca dejaré de amarte, adorarte y servirte, oh buen Jesús.

Acepta este acto mío de perfecta adoración y sumisión a lo que decrete tu Corazón misericordioso. Amén.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria al Padre.

Sacratísimo Corazón de Jesús, en Vos confío. (3 veces).
 

viernes, 8 de junio de 2012

“perdón”




Lo que doy con mayor dificultad debo darlo primero el perdón.

El “perdón”, así, ¡tal como suena!


Debo perdonar, volver siempre a perdonar.

Si dejo de perdonar empiezo enseguida a levantar un muro. Y un muro es el principio de una cárcel.


En la vida tengo necesidad de hacer, sobre todo dos cosas: “comprender” y “olvidar”.

Conozco a mucha gente y conozco los secretos de muchos.


Estoy cada vez más persuadido de que no existen dos hombres (mujeres) idéntico/as. Cada hombre (mujer) es un mundo aparte; vive, piensa, siente y reacciona a partir de su mundo, cuyo centro profundo me resulta siempre extraño.

Por eso entre los hombres (mujeres) se crean, casi necesariamente, roturas, fricciones e incomprensiones.


Solamente si comprendo que el otro es “otro”, y si estoy dispuesto a perdonar será posible “vivir juntos”.

De otra suerte la vida se convertirá en un recíproco asedio y viviré día tras día en guerra, caliente o fría.


Hay ocasiones excelentes, excepcionales, para desterrar los litigios.


Dado el primer paso, el más difícil, el resto será una “fiesta”. ¡El perdón! ¡El regalo más hermoso!


El primer paso para liberarte del pasado es perdonar. Perdona y olvida, para que te des la oportunidad de ser feliz.

jueves, 7 de junio de 2012

¿ Que es la vida ?



Es un plan... una misión... una obra
un destino... La vida es canal... puente... vía.

La vida es regalar sin esperar... Recibir sin
merecer... Remediar sin cobrar... Sufrir sin pre-
guntar... ¡Y amar sin exigir!

No es todo ligereza ni todo tragedia... no es
todo luz, ni todo sombra... no es todo verdad ni
todo mentira...

Es una mezcla... un barajar de ingredientes...
un atareo diario... un aderezo constante de
saboreo.
La vida es un mensaje que se lleva... Un don
que se cultiva... Un compromiso que se cumple...
Una imagen que se transmite... ¡Una respuesta
a Dios!

Dar y darse... Ser y sentir... Amar y crecer...
Sembrar y producir... ¡Eso es la vida!

miércoles, 6 de junio de 2012

Sin amor, la vida no tiene sentido

Estamos tan enfrascados en nuestro pequeño mundo, en nuestros problemas, que no vemos más allá de nuestros reducidos horizontes.

Los hombres de hoy necesitamos más que nunca hacer una verdadera experiencia del amor, muchas veces estamos tan enfrascados en nuestro pequeño mundo, en nuestros problemas, que no vemos más allá de nuestros reducidos horizontes. Abramos el corazón a aquellas palabras de Jesús: "No hay más amor que el que da la vida por sus amigos" o "El que me ama, cumplirá mi palabra y mi Padre lo amará y haremos en Él nuestra morada". Aunque nos cueste creerlo, está al alcance de nuestra mano el que seamos morada de Dios, el que Dios habite en mí. Seamos generosos aprovechando las oportunidades que en cada momento se nos presentan.
¡Qué sabias y hermosas son las palabras del Papa Juan Pablo II cuando decía!: "Amar es, por tanto, esencialmente entregarse a los demás. Lejos de ser una inclinación instintiva, el amor es una decisión consciente de la voluntad de ir hacia los otros. Para poder amar de verdad, conviene desprenderse de todas las cosas y, sobre todo, de uno mismo; dar gratuitamente, amar hasta el fin" (Juan Pablo II, 1980).

Así, el amor es fuente de equilibrio. Es el secreto de la felicidad. ¿Qué pasa si una persona no aprende a amar? la vida, tu vida o mi vida dejan de tener sentido; urge cultivar el amor, urge vivir amando, no se puede vivir sin trasmitir el amor, de lo contrario, descubrirán que en realidad no amamos:

La inteligencia sin amor...Te hace perverso.
La justicia sin amor...Te hace implacable.
La diplomacia sin amor...Te hace hipócrita.
El éxito sin amor...Te hace arrogante.
La riqueza sin amor...Te hace avaro.
La docilidad sin amor...Te hace servil.
La pobreza sin amor...Te hace orgulloso.
La verdad sin amor...Te hace hiriente.
La autoridad sin amor...Te hace tirano.
El trabajo sin amor...Te hace esclavo.
La pasión sin amor...Te hace promiscuo.
La oración sin amor...Te hace introvertido.
La ley sin amor...Te esclaviza.
La fe sin amor...Te fanatiza.
El deporte sin amor...Se convierte en una vana competencia.
La cruz sin amor...Se convierte en injusta tortura.

La vida sin amor...NO TIENE SENTIDO.


Hagamos el esfuerzo de pensar siempre bien de los demás; de formar un corazón capaz de amar a todos, de comprender y perdonar al hermano caído o a aquel que nos ha herido. Tratemos a los demás, en definitiva, con el mismo amor, la misma paciencia y comprensión con la que Cristo nos ha tratado.